In Sin categoría

Consejos de PABLO R. ZANARDI del blog www.todochimeneas.com/blog/

¿Qué leña elegir?

Las diferentes esencias de las maderas tienen poderes caloríficos distintos, y no todas arden de la misma manera; en términos generales, lo mejor es elegir maderas duras, como el roble, el haya, el fresno, el carpe, o los frutales, que producen tanto hermosas hogueras como gran cantidad de brasas, cuya incandescencia además será muy duradera.

¿Cuándo comprar la leña?

La mejor época: agosto, septiembre y octubre.
Su distribuidor de leña, acopia leña en los meses de poda. Cura y seca en sus almacenes durante un periodo de al menos 8 meses la leña que se comercializa para chimeneas en invierno.

Selección de leña para la chimenea

Gracias a su corteza blanca, la madera de abedul es una de las preferidas para la chimenea. Sin embargo, también hay otros tipos de leña adecuados para hacer fuego en la chimenea.

Para una buena selección, deberá abastecerse de diversos tipos de leña. Un buen surtido podría ser:
•  Madera de abedul por su corteza blanca.
•  Madera de haya (o de arce o árboles frutales) por lo que calientan.
•  Madera de fresno y de roble por sus llamas vivas y crepitantes.

Todo este proceso natural  y logístico, convierten  a los meses de agosto, septiembre y octubre en los periodos ideales para acopiar nuestra leña en casa.

Si adquirimos leña en los meses de duro invierno, la leña que compremos estará seca, no será verde, pero puede que  nos la sirvan mojada, si resulta un invierno lluvioso.

Apilar millones de kilogramos como almacenan distribuidores de leña y almacenarlos bajo techo durante meses, económicamente es inviable.

Los actuales precios del gasoil, motor de transporte de la madera y el desconocimiento del consumidor de leña, en sus procesos de corte y secado, hacen inviables el almacenamiento a cubierto de la madera, pues el precio del combustible se elevaría considerablemente.

El secado natural de la leña al aire y al sol, es la garantía, de obtener un producto libre de humedad y en óptimas condiciones de combustión.

Lo ideal, acopiar en verano como las hormiguitas y consumir en invierno.

¿Cómo se vende?

Por norma general, se comercializa por kilos, por metros cúbicos o envasados en sacos.

Si somos consumidores habituales y tenemos espacio para acopiar, la mejor opción es comprar la mayor cantidad posible, para aprovechar los descuentos por volumen.

Si somos consumidores esporádicos o tenemos poco espacio, la mejor opción es comparla evasada en sacos o retractilada.

 

Recommended Posts

Leave a Comment


*