In Sin categoría

Hoy os dejamos los pasos para podar un árbol correctamente, que hemos extraído de www.wikihow.com

Podar ayuda a que los árboles crezcan fuertes y se vean atractivos y bien cuidados. Se poda un árbol para quitar las ramas dañadas, para facilitar el crecimiento o para darle al árbol una forma distintiva. Es importante hacerlo de forma correcta para evitar dañar el árbol. Continúa leyendo para aprender los pasos básicos.

1. Evalúa el árbol. Tómate un tiempo para observar el tamaño y la forma del árbol e imagina cómo debería verse una vez podado.

 

2.Identifica las ramas principales del árbol que vendrían a conformar su “esqueleto”. Evita eliminar estas ramas.

 

3.Elimina las ramas que estén dañadas. Ya sea que las haya dañado una tormenta o cualquier otro evento, si hay ramas quebradas éstas deben ser podadas para que el agua y los nutrientes que están consumiendo sean redistribuidos a las ramas que están sanas.

 

4.Reduce la densidad de ramas en áreas donde haya aglomeración. Para crecer sanos los árboles necesitan que haya buena circulación de aire entre sus ramas. Cuando hay ramas demasiado cerca unas de otras se favorece el crecimiento de hongos y se atrae más insectos.

  • Elimina las ramas que estén creciendo hacia adentro, hacia el centro del árbol. Éstas causan desorden y no son ramas sanas.

 

5.Poda ramas que causen obstrucción. Ya sea que se trate de ramas bajas que bloqueen el paso o ramas altas que pongan en peligro los cables de tensión, está bien podar ramas que causen algún tipo de molestia.

 

6.Poda ramas para contribuir a dar forma al árbol. Si quisieras que tu árbol tenga una forma más redondeada o prolija poda las ramas que sobresalgan en ángulos extraños; unos cuantos cortes harán una gran diferencia.

 

7.Poda lo menos posible. Cada corte que haces expone al árbol a una infestación de hongos e insectos, ya que estás quitándole la corteza protectora. Poda sólo lo que sea absolutamente necesario y nunca elimines más del 25 por ciento de las ramas de un árbol.

  • Asegúrate que por lo menos 2/3 de la altura del árbol esté compuesta por ramas vivas; dejar sólo el tronco no es suficiente para garantizar que el árbol sobreviva.
  • No podes más de una vez por estación. No deberías podar más ramas, a menos que una tormenta quiebre algunas; el árbol necesita tiempo para recuperarse.
Recommended Posts

Leave a Comment


*